Módulos facilmente transportables para «Es el cuerpo lo que quiero decir»

Kalamo, reconocido grupo de danza seleccionó a Natalia Mora como diseñadora de este proyecto; Gabriel Culman quien coordinaba el proyecto y a mi, Jorge Lizarazo como productor del mismo.

Los requerimientos para el proyecto eran:

  1. Cubo sin estructuras ni soportes visibles en su contorno, que permitiera la apertura de cada una de sus caras para interactuar con los bailarines.
  2. La obra se transladaría por distintas ciudades de Colombia; Edgar Laiseca, director de Kálamo, buscaba facilidad de transporte en piezas mas pequeñas para acceder a espacios lejanos y con acceso limitado.
  3. El cubo debería ser montado y desmontado en poco tiempo. Se debía tener en cuenta el tiempo que se dispone para el alistamiento de la obra y otras actividades como ensayos y apropiación del espacio; montaje y prueba de luces, sonido, mapping, etc. El tiempo resultante para montaje y demontaje del cubo era de 2 horas.
  4. Las caras del cubo se quitarían y pondrían con facilidad por los bailarines.

Para lo cual se propuso desde la producción:

  • Cubo fabricado en perfil cuadrado de 1 pulgada x 1 pulgada, recubierto en piezas de poliestireno blanco de 80cm x 80 cm calibre 14, las cuales tenían en su contorno una tira de lamina imantada para colocarse y quitarse con facilidad del cubo. El cubo tendría la posibilidad de intervenirse por los propios bailarines y generar distintas formas:
  • Cada una de las caras estaría dividida en 3 partes de 80cm x 240cm, las cuales se unirían mediante tornillos pasantes. En dos de las cara laterales las piezas estarían unidas con bisagras que permitirían tener un efecto "biombio al desplegarse en escena". En la isometría a continuación y el plano de planta donde se encuentra el cubo desplegado y totalmente plano se observa que ejes tiene bisagras y cuales quedan libres y sin uniones de tornillos pasantes:

Es importante y obligatorio a la lucha del buen vivir, no rendirse ante los problemas que presenta un proyecto novedoso; toda idea recién salida del horno requiere de soluciones y no que quejas. Invito al lector o lectora, a que se tome el tiempo de reflexionar sobre este tema aplicándolo tanto a su entorno profesional como a su vida personal y privada, invito a que se haga un paralelo entre diversos aspectos de la vida misma, se soprenderá como pueden ser tan parecidos los problemas como las soluciones.

Es claro que las crisis nos llevan a usar los fondos como bases para catapultarnos hacie el éxito.

Publicado en Escenografía para danza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *